Sobre la vuelta al cole y el mito del #metime

41122958_743451835999712_2901858004586463232_nIniciamos aquí una serie de posts recogiendo nuestra participación en el programa radiofónico SER Mujer con Marilena Estarellas de la Cadena Ser, en la sección Misterios Femeninos. Si quieres escuchar el programa completo lo tienes aquí. En la sección 3 pasado el minuto 8 entramos nosotras.

Con la vorágine de la preparación del cole, las compras, la vuelta a la rutina, dejar las vacaciones atrás, etc., sin darnos cuenta entramos en una fiebre de “hacer”. Está claro que es necesaria esa acción en el mundo, pero… vamos a darle alguna vuelta más a esta dinámica.

¿Sabes lo que es el “ME TIME”? Se trata del tiempo dedicado a relajarnos por nuestra cuenta, en contraposición al tiempo de trabajo o que dedicamos a hacer cosas por los demás. Se suele ver como una oportunidad para reducir el stress o recuperar energía.

Las mujeres más afortunadas o conscientes cuentan que se dedican este “ME TIME”. Pero… ¿qué nos dice eso? ¿Qué 1 hora de 24h, en el mejor de los casos, es cuando puedo SER YO y disfrutar de mí misma…? ¿Y nos extraña llegar agotadas y muchas veces frustradas al final de la jornada? ¿Y el resto de las 23h, quién o qué soy? ¿Dónde estoy YO?

Lamentablemente, en estos momentos vivimos 2 grandes confusiones:

  • el HACER con el SER, o el “tengo que” con la verdadera responsabilidad
  • ese ratito de “olvidarme de esas tareas y exigencias” (más como una anestesia…) con el dedicarme verdadera atención a mí misma. No sólo dedicarme a las necesidades aceptadas socialmente como cuidar de mi cuerpo o ir a la pelu, sino a las necesidades más íntimas que, a veces de tanto esconderlas, pasan desapercibidas hasta para nosotras mismas…

Es ilusorio que continuemos pensando que estamos siendo plenas (para nosotras y para los demás) cuando sólo nos reconocemos un tiempo tan limitado, tan mínimo…   Tenemos que dar un salto hacia nosotras mismas y aprender a escucharnos en profundidad, a estar con una misma, cada momento. Y pasar página a ese mito del “ahora no tengo tiempo”…

Poniendo un ejemplo muy simple: cuando sientes que tienes hambre o sed, no te “quita tiempo” de lo que estés haciendo, pero te avisa de que hay algo en ti que requiere tu atención.

Ese mismo tipo de avisos existen a todos los niveles, no sólo físicos.  Pero esta sociedad tan “avanzada” ha aprendido a ignorarlos, a apartarlos como “no importantes”, confundiendo supervivencia e imagen con felicidad.

Ahora incluso hay veces que logramos hasta ignorar u olvidar esas señales básicas físicas. ¿No te ha pasado que en ocasiones en el trabajo olvidas hasta eso, que tienes hambre? ¡Y eso que es imprescindible para nuestra subsistencia! Imagínate lo que hacemos con el resto de necesidades menos obvias, menos comunes, o menos aceptadas…

Entonces, ¿qué proponemos para la mujer de hoy que vive en medio de todo esto?

No se trata de “dejar de hacer”. Ni de dejar apartadas nuestras vidas, nuestros trabajos, nuestras familias… En ese “hacer”, que es parte de la estructura de nuestra sociedad, sí podemos cambiar la perspectiva… porque se trata más de “desde dónde” hacemos.

Pero… eso no nos lo enseñan en la escuela… y por eso la necesidad de crear precisamente nuestra Escuela de Misterios Femeninos como parte de la Escuela de Conciencia de Alquimia Interior  😉

Y entonces, ¿cómo recuperar ese “SER” mientras hacemos?  El tip alquímico que os ofrecemos para esto es algo muy sencillo para practicar sin tener que cambiar absolutamente nada de nuestras rutinas externas.

 

TIP ALQUÍMICO #1

Cada vez que veas tu reflejo en un espejo o cristal, respira profundo y recuerda que eres “TÚ viviendo una experiencia” (no “una situación que te pasa por encima”).  Simplemente tomar conciencia de esto ya te va a recordar quién está al volante!

Y, después de esa respiración profunda, toma un segundo para escuchar tu cuerpo, tus emociones, tus pensamientos… Como un auto-chequeo o un escáner interno: ¿qué siente tu cuerpo en ese instante? ¿Qué emoción vives en ese momento? ¿Qué está pasando por tu cabeza? Reconócete en tus aspectos físico, emocional y mental por un momento… y retomas tu actividad desde esa toma de conciencia de TI MISMA.

¡Y cuéntanos qué tal te ha ido! ¿Es difícil distinguir estos tres niveles de realidad (física, emocional, mental)? ¿Sientes algún cambio después de ver tu reflejo desde aquí? ¿Consigues crearte un hábito de sentirte contigo misma todo el tiempo, tu “me time” perpetuo?

Anuncios
Publicado en formación, Misterios Femeninos, SER Mujer con Marilena Estarellas | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Por qué no estaré de #huelgafeminista el 8 de marzo

Son demasiados y sumamente vergonzantes como ser humano todos los motivos para aprovechar el Día Internacional de la Mujer Trabajadora el 8 de marzo y reivindicar tanto… tantísimo camino que nos queda por recorrer.

Pero yo no me uniré a lo que se ha denominado huelga feminista.

De entre tantísimos motivos para participar en esta manifestación planetaria me ha llamado la atención el de “que se note nuestra ausencia”.

Me vais a disculpar la obviedad pero… si estamos donde estamos las mujeres hoy es precisamente porque estamos ausentes.

Sí, estamos ausentes.

A pesar de todos los avances, leyes de igualdad y demás, todo eso resulta insuficiente mientras no sepamos hacernos presentes EN LO QUE SOMOS, plenamente.

¿Nos conocemos como mujeres realmente? ¿Conocemos la verdadera naturaleza femenina? ¿La honramos? ¿Siempre y en todo lugar? ¿Sentimos nuestras cualidades y capacidades únicas como mujer? ¿Las ponemos al servicio de nuestro mundo?

Mientras haya una respuesta negativa a una sola de estas preguntas, las mujeres tenemos un trabajo pendiente por hacer que nadie hará por nosotras ni podrá ser sustituido por ninguna reivindicación, ley, manifiesto o movimiento.

Si nosotras no nos conocemos verdaderamente ni nos honramos íntimamente ¿cómo podemos exigir a nadie ese espacio y ese respeto? Somos incapaces de sustentar esa demanda… precisamente porque todavía no la estamos viviendo ni sintiendo internamente. Y eso es lo que nos está pasando como colectivo. Pedimos de puertas hacia fuera… mientras en casa no hay nadie.

Por eso el 8 de marzo (y el 9, y el 10… y cada día del año) estaré apoyando todas las iniciativas que nos hacen más presentes a las mujeres, más proactivas, más implicadas, más conocedoras de nosotras mismas, más generosas emanando nuestra sensibilidad, humanidad y dignidad.

Porque no quiero ni una mujer ausente más. Nos necesitamos todas presentes, y todas juntas.

Si quieres vivir una pequeña experiencia de eso que somos, únete al Mujeres & Jueves de la Cámara de Comercio en Palma el 8 de marzo.

Y si tienes ganas de profundizar y pasar plenamente a la acción, tu cita es del 18-22 de abril en el retiro de Misterios Femeninos. Tienes más información en la web de La Mujer Interior o en Facebook.

¡¡Espero verte en una de estas citas!!

Publicado en inspiración, propósito | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Cocinando la estrategia

image005

Una oportunidad para compartir en la práctica cómo es eso de gestionar los intangibles estructurales de propósito-procesos-relaciones-personas que promovemos desde aquí. Manifestando en lo cotidiano, en el mundo en que vivimos. ¡Gracias ESERP por la oportunidad de compartirlo más allá!

Publicado en personas, procesos, propósito, relaciones, Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

Nos vemos en el Being One Forum, en la mesa redonda sobre Empresa Consciente

Mesa Redonda - EC (2)

 

Gestionar en conciencia la empresa… el reto y el aporte de la mujer a nuestras organizaciones. ¡Ven a conocer cómo algunas ya lo estamos haciendo!

Madrid (España) · 13 de Mayo 2017 · 12h.

 

Publicado en cuarto sector, inspiración, red simbiótica de empresas | Deja un comentario

Despertando… por fases

496bd1e952089b7e251c98dc97e235a4

Es indudable que “lo femenino” está despertando, en el mundo en general y en particular en la mujer, que es el canal natural para arraigar y manifestar el Principio Femenino.

Después de unos cuantos años trabajando con y acompañando mujeres, constatamos que hay un proceso en ese despertar, unas fases que se van cubriendo a medida que cada mujer amplía su marco de referencia y evoluciona internamente.

Son las fases que describimos a continuación.

 

Fase I – Somos inferiores a los hombres

Lamentablemente esta es la realidad para una gran parte de las mujeres que, conscientemente o no, se ubican en una posición de inferioridad respecto al hombre. No tiene que ver con “saber” que somos iguales (que en el mundo occidental aparentemente eso está sabido, intelectualmente por lo menos, aunque la realidad sea otra) sino desde qué lugar nos expresamos. Vemos que incluso muchas adolescentes y jóvenes de este supuesto mundo desarrollado están en ese lugar de inferioridad cuando inconscientemente perpetúan todos aquellos estereotipos rancios… Es el día a día de millones de mujeres, una realidad que no está en absoluto superada (ni tan sólo en las culturas aparentemente más avanzadas), por mucho que queramos creer que sí.

Fase II – Somos iguales a los hombres

En esta fase ya hay un posicionamiento consciente en un lugar de igual a igual con el hombre. Reivindicamos ese lugar, reclamamos los mismos derechos, exigimos las mismas oportunidades, protestamos cuando no podemos gozar de las mismas libertades, etc. Y lo hacemos desde la colectividad del grupo, quizás porque sentimos que necesitamos la fuerza del grupo para contrarrestar la inercia histórica del patriarcado. Sin embargo, en esta fase nos mantenemos en la trampa de la dualidad donde reaccionamos a la realidad con una fuerza igual y de sentido opuesto… que nos lleva a obviar trágicamente lo que somos verdaderamente.

Fase III- Soy distinta al hombre

Aquí me doy cuenta que, a pesar de gozar de los mismos derechos, oportunidades, libertades, etc. que los hombres, no es suficiente. Y no lo es porque de lo que se trata es de honrar lo que yo soy en esencia, mi esencia como mujer, que es distinta de la esencia de un hombre. Ni mejor ni peor, ni superior ni inferior. Sólo distinta. Y siento que esa diferencia necesita su espacio de expresión también. Aquí es donde empiezan a aparecer opiniones discrepantes con la ortodoxia feminista incluso.

Fase IV – Me doy mi espacio para “mis cosas”

Como consecuencia inevitable de reconocer mi verdadera esencia, en esta fase creo un espacio interno (y, en el mejor de los casos, también externo) donde vivo mi propia experiencia de “ser mujer”, lo que eso significa para mí. Empiezo a escucharme internamente, me acompaño de objetos que me recuerdan lo que soy y me inspiran, me mimo con esas cosas que siento me hacen bien, me permito esos íntimos caprichos o detalles que para mí son importantes, empiezo a conectar conscientemente con los ciclos vitales, curioseo qué hacen otras mujeres en el mundo, etc.

Fase V – Quiero compartir ese espacio con otras mujeres

Con el tiempo me doy cuenta que hay más mujeres con su espacio para sus cosas y conecto con ellas. Nos sentimos bien compartiendo ese lugar donde “sabemos” sin más, donde nos apoyamos y constatamos que no somos tan bicho raro… sino que simplemente eso es lo que es natural para las mujeres. Es un espacio de protección y calidez al que recurrimos muchas veces para recargarnos de nosotras mismas y salir de nuevo al “mundo (que sentimos) hostil” con energía renovada. A veces incluso resulta una fase adictiva, porque me siento tan bien en esos momentos de comunión con otras mujeres que ahí me quedo, enganchada a reuniones, ceremonias, rituales, etc., en la ilusión de que ser mujer es eso que hacemos juntas y ya.

Fase VI – Me puede la curiosidad por saber qué soy

Pero… ¿qué hay detrás de esas sensaciones de hermandad profunda y de “confort de alma” cuando comparto con otras mujeres? ¿Qué es lo que hace que eso sea así? En esta fase me invade una curiosidad natural por saber y vivir qué soy en esencia, qué es eso que ha permanecido velado para la mayoría de nosotras, para nuestras madres y abuelas, de dónde nace esa inclinación interior que parecía rara pero que resulta que compartimos todas las mujeres…

Quiero descubrirme, proactivamente. Conectar con eso, recordar, vivirlo plenamente… y quiero hacerlo con otras mujeres, de la mano de mujeres. Aprendo, experimento y vivo que ser mujer brota de nuestra particular manera de percibir y emanar. Empiezo a reconocer mi verdadera capacidad de percepción. Doy mis primeros pasos en la emanación genuina de mi ser.

Fase VII – Manifiesto lo que soy, en cualquier lugar, momento y circunstancia

En este punto soy capaz de llevar conmigo todo el tiempo esa energía de mujer que ya he experimentado conscientemente  (y no sólo únicamente en ciertos encuentros, rituales, momentos…). Sustento esa energía en mi día a día y la manejo en favor del bien común allá donde esté. Pierdo el miedo a la profundidad y amplitud de ser yo misma en cualquier lugar y circunstancia. Gano mi lealtad a lo que soy en esencia.

Fase VIII – Busco el despertar de otras mujeres

Y llega un momento en el que me doy cuenta de que si yo puedo, podemos todas. También siento indiscutiblemente que el dolor infligido a una, nos lo infligen a todas. Y sé que ponerle remedio a eso es un trabajo colectivo donde nos mostramos el camino unas a otras simplemente con nuestro ejemplo cotidiano. Anhelo profundamente que tantas mujeres como sea posible tengan la oportunidad de revelarse a sí mismas. Quiero y soy capaz de movilizar y motivar a otras mujeres para que se descubran, y eso hace parte natural de mi propósito vital.

¿Te cuadran estas fases a ti, mujer?

¿En cuál te ubicarías tú?

¿Y cómo podemos ayudarte a dar el paso a la siguiente fase?

Publicado en círculo de mujeres, inspiración, personas, relaciones | Etiquetado , , | Deja un comentario

¿Qué es manifestar el Principio Femenino?

Se siente en el aire que el mundo empieza a estar más receptivo a eso de “lo femenino”, aunque sigue habiendo también mucha duda, indefinición, ignorancia, prejuicios y hasta cierto miedo por lo que eso pueda ser o implicar…

Que este primer post del 2016 sirva para aclarar de qué se trata y de qué no se trata, para qué sirve (siempre tan utilitarios) y para qué no sirve, por qué ahora, y por qué así.

Manifestar el Principio Femenino NO quiere decir ponerse unas gafas rosas a través de las que mirarlo todo y así demandar igualdad salarial, que se rompan los techos de cristal, la conciliación laboral, exponerse desnudas con frases sobre la piel (o no), o denunciar la Pink Tax.

SÍ quiere decir mirar el mundo desde ese lugar donde simplemente “sabemos”, desde donde reside nuestra certeza interior, y expresarnos de acuerdo a esta certeza, sin más… y sin menos.

Manifestar el Principio Femenino NO va de demandar que haya más cantidad de mujeres en esos puestos de responsabilidad o poder tradicionalmente más visibles.

SÍ va de que cada mujer irradie la cualidad que de manera natural aporta por lo que ella es, allá donde está. Porque no hay lugar de mayor poder que ese momento de contacto auténtico con cada persona con la que nos cruzamos en el día a día. ¿Lo ves? Somos 3.500.000.000 de mujeres en puestos de máxima responsabilidad, con 1.440 minutos cada día para conectar “de verdad” con cada persona que nos cruzamos, con nuestro mundo.

Manifestar el Principio Femenino NO quiere decir atacar al poder establecido ni a los hombres que (mayoritariamente) hoy lo ostentan.

SÍ quiere decir transformar la manera de ejercer el poder. Desde el Principio Femenino el poder es un servicio al bien común que abraza y nutre a todos, sustentado por valores universales insoslayables. Y los Resultados de las Elecciones Generales 2015 en España hace sólo unas semanas nos brindan un estupendo ejemplo. Mientras ellos ven cómo todos han perdido algo (votos, escaños, o no han alcanzado sus expectativas, o no resultan decisivos para configurar un gobierno, etc.), algunas estamos felices porque hemos ganado desactivar la dictadura de la mayoría absoluta (monocolor, o de un par de colores más o menos avenidos) y se va a tener que escuchar a todo el mundo, finalmente.  Empezaremos a ver el lado luminoso de la fuerza

Manifestar el Principio Femenino NO implica ir contra el hombre. No quiere decir apartar al hombre del mundo (y eso lo sabemos bien todas las madres de varones), ni denunciar el sexismo en el lenguaje, ni desmontar  tradiciones culturales seculares sustentadas por el patriarcado regente en los últimos milenios para, por ejemplo, convertir la Navidad en algo que no pueda (supuestamente) herir religiosamente a nadie.

Manifestar el Principio Femenino SÍ implica ir al fondo, a la esencia (en lugar de quedarse en la forma), ir a lo eterno y universal, en Conciencia, y por el desarrollo de esa conciencia colectiva mayor. No cae en la tentación de proponer una alternativa dual contra lo que no queremos, sino que se manifiesta a favor de lo que el alma anhela. Tomando el ejemplo anterior de reformular la Navidad, sin necesidad de anular las religiones, pone naturalmente en valor la espiritualidad que subyace a todas ellas.

Regeneración

Y, por si queda la duda, manifestar el Principio Femenino NO es idealista, ni utópico.

Manifestar el Principio Femenino SÍ es profundamente re-generador, práctico, terrenal y natural. Por eso insistimos con nuestra carta a los Reyes Magos, porque creamos a partir de lo que creemos. Es reconfortante sentir que sólo es una actualización de lo que otros vienen diciendo hace mucho tiempo…

Cuando la mujer está en su centro, cuando ocupamos plenamente y en conciencia nuestro espacio, cuando simplemente nos permitimos ser, ahí irradiamos el Principio Femenino para el que somos un canal natural.

Y si nosotras estamos donde tenemos que estar, inevitablemente llegan los resultados materiales, los cambios, las transformaciones, porque esa es nuestra labor como mujeres: la regeneración.

Y por eso tanto rollo con “lo femenino” en nuestro mundo hoy. Es lo que toca para que pasemos página a sistemas, modelos, estructuras, valores, objetivos, etc., que ya cumplieron su cometido y quedaron obsoletos. Es lo que toca a la mujer para sí misma, y también para que los hombres de su entorno se resituen con ese pasar página. Es lo que toca para que podamos re-crear juntos nuestra vida en la Tierra mirando hacia el futuro que queremos para nuestros hijos.

Pero para que todo eso ocurra, las mujeres necesitamos ubicarnos, conocernos y expresarnos desde nuestra autenticidad genuina.  Y ninguna de estas tres cosas es fácil, ni inmediata, ni hay demasiada experiencia todavía. Por eso existe el trabajo de La Mujer Interior y su programa de Misterios Femeninos.

No existe una escuela o camino de desarrollo modernos que honre la esencia de la contribución del género femenino, y por eso ha habido que crearla. Porque sólo una mujer puede acompañar a otra… de vuelta a casa.

Sólo una mujer puede tomar de la mano a otra mujer y decirle que no hace falta que siga buscando y pidiendo afuera para sentirse plena por dentro, que sea consciente de que eso nunca será suficiente… porque somos un pozo sin fondo. Que deje ir la continua exigencia exterior que la mantiene eternamente insatisfecha.

Y esa misma mujer contagiará a esa hermana, de alma a alma, para que traslade su perspectiva hacia donde ella sabe que está la contribución de su esencia: en el dar desde dentro lo que ella es, genuina y generosamente, contagiando a su vez eso a su alrededor.

El programa de Misterios Femeninos te acompaña en ese camino de cambio de perspectiva, para que dejes de sentirte insatisfecha porque nada te llena lo suficiente y vivas el gozo de dar lo más genuino de ti, siempre.

Que este 2016 sea el año en que te unes a tantas mujeres ya en esta misión compartida. Esperamos conocerte en el próximo retiro de Misterios Femeninos en Mallorca del 16 al 20 de marzo. ¡Feliz vuelta a casa!

Publicado en inspiración, propósito | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Despertando de dolor

Mientras las víctimas de los atentados en París todavía están calientes, mientras sus familiares y amigos los buscan desesperadamente, mientras la ciudad se silencia… las redes sociales se inundan de tristeza y deseos de paz mundial desde el burladero que es la pantalla en la trinchera del sofá, y gotean las comparecencias de los “líderes mundiales” tratando de disimular su desconcierto, su impotencia y su pavor ante la evidente vulnerabilidad.

La vulnerabilidad que siente hoy París, Francia, Europa, Occidente, el mundo… esa es la vulnerabilidad con la que convivimos diariamente las mujeres. La sensación de que estás a merced de no sabes muy bien qué dinámica absurda e incomprensible que te ignora, anula, agrede y viola sistemáticamente, insensible, ciega y vacía de cualquier resquicio de humanidad.

Jodido. Muy jodido, sí.

Pero aquí estamos, reconociéndonos tan vulnerables como nutridas y llenas de la mayor de las fuerzas: la Vida que somos… y damos.

Esa Vida que late en nosotras clama que nuestra “protección” ante esa vulnerabilidad reside en la claridad, el coraje, la comprensión y la determinación, nuestra propia fe en nosotras mismas y nuestro trabajo juntas por la Vida.

Y eso es lo que sentimos que hemos de trasladar al mundo hoy, infundir a nuestro mundo hoy.

Claridad para discernir de qué se tratan estos ataques realmente. Desgarradores, brutales y crueles llamados a la humanidad y sensibilidad que hemos perdido. Claridad para no dejarse llevar por tantos “anti-lo que sea” que aparecen por doquier y que nada tienen que ver con el propósito de despertarnos de dolor.

Coraje para poner la Vida en común por delante de todo. Sin excusas. Sin dilaciones. Sin condiciones. Sin adjetivos. Nada hay si no hay Vida.

Comprensión profunda de la realidad, más allá de superficiales y enredados argumentos religiosos, económicos, geo-políticos, conspiranóicos, de falsa bandera, del nuevo orden mundial, etc., como lo que algunos hombres y mujeres ya empiezan a compartir.  Mapa de conflictos mundiales hoyEste mapa de la ignominia nos recuerda que París (Francia, el corazón de Europa…) entra a formar parte de una penosa lista de campos de batalla que ignoramos hasta que nos los meten en el salón de casa.

¿Qué hay de esa comprensión genuina de las partes, comprensión verdadera de lo que nos une más allá de lo que nos empeñamos que nos separe?

Lista de países atacadosDeterminación de todas las instituciones y órganos supranacionales, nacionales y locales (e incluso en nuestra propia casa) por cambiar REALMENTE la dinámica de convivencia planetaria. Determinación sustentada por la claridad, el coraje y la comprensión para no caer en el ojo por ojo y diente por diente que ya vemos que nos llama de nuevo… Los bombardeos de Francia y EEUU en Raqqa sólo perpetúan la ignominia y el drama.

En particular, demandamos y reclamamos la determinación del Secretario General de las Naciones Unidas, de la Presidenta de la Corte Penal Internacional, del Presidente del Consejo Europeo, del Presidente de la Comisión Europea, de los Presidentes europeos, de sus Ministros de Defensa, sus Ministros del Interior, sus Ministros de Exteriores por ubicarse internamente en otro lugar que les lleve a hacer algo diferente, porque haciendo lo mismo ya sabemos a dónde nos abocan.

Syria hoy

EXIGIMOS claridad, coraje, comprensión y determinación y, por supuesto, damos también nuestra claridad, coraje, comprensión y determinación, la de todas las mujeres que sabemos que esto de vivir aquí va por otro lado… Infinidad de veces me pregunto: “¿qué pasaría si todos esos puestos de responsabilidad supranacionales y nacionales estuviesen ocupados por mujeres?”. Permíteme que insista: estoy convencida de que nosotras juntas encontraríamos nuevas vías…

Claridad, coraje, comprensión, determinación

Seguramente de manera irremediable,  cuando se pase el shock inicial y volvamos a nuestras rutinas, veremos París lejos y volverá la anestesiada indiferencia.

Hemos de ser capaces de superar ese punto de rabioso calentón inicial de venganza y acomodado “sopor planetario” después, porque no se trata de París… ni siquiera de toda esa lista de ciudades, ni del mapa de la ignominia… sino del mundo que creamos con cada uno de nuestros pensamientos, con la cualidad de nuestras acciones… y con nuestras omisiones.

Y si París no nos basta para despertar, tranquilos que habrá nuevas y más dramáticas oportunidades para ello, seguro.

Que no las necesitemos.

De Karuna Ezara Parikh

Karuna Ezara Parikh (November 2015)

Publicado en inspiración, relaciones | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario