¿Por qué lo llaman incertidumbre cuando quieren decir descontrol?

El genial Charles Chaplin nos recuerda que nuestros “Tiempos Modernos” no lo son tanto… o que llevan siéndolo… ¡desde 1936! Su largometraje en clave de humor denuncia la deshumanización que nos ha traído nuestro desarrollo, aunque parece que justamente esa deshumanización ya no nos permite tomar conciencia de ello… Paradojas…

El modelo mental que denuncia “Tiempos Modernos” sigue vigente, activo y más extremo que nunca. Crecimiento sin medida (eso en medicina lo llaman cáncer…), inhumanidad, desequilibrio radical… (por quedarnos en la versión corta de la lista).

En “Tiempos Modernos” la certeza, el determinismo y, sobretodo, el control eran la base. Si ocurre A, luego va B.

Hoy nuestra cabeza sigue funcionando bajo este modelo, buscando controlarlo todo, mientras que lo que está en el aire es la incertidumbre más absoluta. No sabemos qué pasará el año que viene, ni el próximo mes, ni la próxima semana, ni mañana… ni siquiera esta misma tarde según cómo abran las bolsas en latitudes lejanas…

Hay un desajuste evidente entre nuestra maquinaria y programación racional y la realidad donde nos encontramos, aunque no tengamos demasiadas ganas de verla… o justamente ese desajuste nos impida verla (como los indígenas americanos que no veían las carabelas de Colón acercándose a sus costas).

La realidad es la incertidumbre, que recién acabamos de descubrir en tantos ámbitos (matemáticas, física, meteorología, geología, economía…). La realidad es que no tenemos más control que el que cada uno pueda ejercer sobre sí mismo (y según cómo…). Entonces, ¿cómo pretendemos controlar… nada?

Deshacerse de un paradigma milenario de este calibre no es nada fácil. Duele. Y también da miedo, porque entonces… ¿a qué nos agarramos? Sólo nos queda nuestra responsabilidad individual como única red de seguridad y… ¡ay! qué poquito entrenada la tenemos.

Después de ceder la responsabilidad sobre nuestras vidas sucesiva o simultáneamente a la religión, al estado, a la empresa, y recién a los mercados, y habiendo fracasado todos ellos en articular una experiencia satisfactoria para el conjunto del planeta, ahora, en medio de la más tremenda incertidumbre, resulta que o uno mismo se saca las castañas del fuego o ahí se quedarán quemándose…

Pero si no sé qué va a pasar, ¿qué, cuándo, cómo hago?!?

Esta indefinición, este fluir continuo de todo en todas partes, esta aparente aleatoriedad, la inestabilidad… para nosotrAs resulta algo muy cercano, muy natural (llevamos tanto tiempo escuchando cómo se refieren a la mujer como “inestable”…). Eso que desde fuera aparece como inestabilidad nosotras lo vivimos como nuestro propio movimiento continuo interior, algo constante y a lo que no le ponemos calificativos de bueno o malo. Simplemente ES.

Vivimos esta incertidumbre dinámica con confianza, porque sabemos que sólo a través de este fluir (aparentemente errático pero esencialmente natural) puede expresarse la certeza interior que nos sostiene.

¿Y qué certeza es esa? Básicamente nuestra capacidad de creación, de conexión empática, y de preservación de la vida. Y estas certezas las llevamos dentro; no las buscamos fuera. Igual que en estos tiempos modernos no encontraremos certezas ahí fuera; ya no las hay.

Desde esta perspectiva resulta muy evidente el papel crucial de la mujer en este tiempo de transición. Nos movemos como pez en el agua en la inestabilidad porque “somos” incertidumbre. Reconocemos esas sensaciones, nos aliamos con ellas, dialogamos con ellas, y trabajamos con ellas.

Ahora tenemos la responsabilidad de dar un paso al frente para aportar esta capacidad de gestionar la incertidumbre desde nuestra certeza interior, e impregnar de esa confianza todo nuestro entorno. ¿Estás lista?

Dejemos de buscar excusas fuera y recuperemos nuestra responsabilidad personal.

Pasemos página a la necesidad de control de todo y todos para desarrollar la maestría sobre nosotros mismos.

Desactivemos las certezas externas obsoletas y conectemos con nuestra certeza interior, el único antídoto para navegar por los años de incertidumbre que nos esperan.

Anuncios

Acerca de Femenino en Manifestación

Materializamos la cualidad femenina en el mundo, en el mundo de los negocios y en nuestra convivencia cotidiana en comunidad. Mirando nuestro entorno con alma de mujer, acompañamos su transformación hacia el Cuarto Sector, pivotando sobre el Propósito que se expresa a través de Procesos sostenidos por Relaciones que generan Personas conscientes en servicio a su mundo.
Esta entrada fue publicada en inspiración y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s