Ubuntu en la cooperación armónica activa

Cuando hablamos de gestión relacional en el entorno profesional lo primero es llamar a las personas por lo que son, eso, personas. No un recurso humano, como si los extrajésemos de una veta minera. Ni colaborador, ese eufemismo para no decir empleado que, claro, suena a kleenex usado… Ni trabajador siquiera, porque además de trabajar este ser humano tiene toda una vida fuera de la oficina.

Lo segundo es reconocer en su totalidad a esta persona, toda ella, porque toda ella es la que viene a trabajar. Uno no se deja un pie, o un brazo, o una oreja en casa… Y por supuesto, tampoco se deja uno el corazón, ni sus emociones, ni sus aspiraciones, ni sus problemas… Avatar y su banda sonora nos inspira para ver al otro en todo lo que es… y en todo lo que puede llegar a ser.

Lo tercero es tomar conciencia de cómo nos relacionamos con el entorno, particularmente con las personas a nuestro alrededor. ¿Qué vínculos construimos? ¿Qué tejemos entre nosotros? Cada uno somos como una aguja de hacer punto, y al relacionarnos entre nosotros podemos tejer en ese espacio ¿vacío? lo que queramos: bellísimas formas, delicados tejidos, bordados riquísimos, algo bien abrigado, o fresco y ligero, multicolor… y también muchos nudos y agujeros, algo débil, o que se rasga fácilmente… Nuestra co-creatividad es infinita, también para tejer entre nosotros… verdadera porquería. ¿O es que nunca le has echado un moco a alguien? (simbólicamente hablando)  Pues ¡ojo! porque esto también se materializa… como nos muestra este mini-documental de National Geographic. Nuestros mares (como si de la emocionalidad del planeta se tratase) están procesando lo que la emocionalidad humana está produciendo…

Aprendamos de nuestra Madre Tierra su manera de relacionarse con todos los que la habitamos. Ella nos ama incondicionalmente. Hagamos lo que hagamos (incluso moquear sus mares…), su amor -en forma de fuerza de la gravedad- nos sigue acogiendo en su regazo. ¿Cuántas veces hemos amado nosotros así?

Ah! ya… es que en el entorno profesional no toca hablar de amor. Pues eso se ha acabado… aquí mismo 🙂

¿Te resistes? ¿Demasiado para empezar…? Pues llámalo “cooperación armónica activa”, que esa es la dinámica de que se trata. Sólo transmutando la competición, el desequilibrio resultante y la pasiva indiferencia sentaremos los cimientos de la nueva empresa, la que se auto-sostiene en simbiosis con su entorno, la que aporta valor real, para la que nos ilusiona trabajar, y a la que queremos apoyar como cliente.

Si estás pensando que es una utopía más, nada más lejos de la realidad.  Cuando observamos la Naturaleza con la mirada del corazón descubrimos a especies (supuestamente inferiores a la humana) que ya se relacionan en cooperación armónica activa, como los delfines.  Aprendamos de la Naturaleza, de cómo ella genera y sostiene los vínculos entre todo lo que la habita.

¿Que te sigue pareciendo alejado de la empresa o difícil de implementar? Pues echa un vistazo a este extracto de Robert Sutton que muestra que lo que caracteriza a un buen jefe apenas varía con el tiempo, las innovaciones y los cambios.  Según los estudios a los que se refiere el texto, queremos jefes justos que nos protejan, que nos hagan sentir cuidados y respetados, que inyecten humanidad, desarrollen nuestros talentos, nos animen a participar y hacer sugerencias, que nos escuchen, que marquen la dirección y que se hagan cargo cuando corresponda.

Cuando leo esto, siento al tiempo cómo se relaciona con sus hijos… ¡una buena madre!  Una señal más que sustenta nuestra propuesta de extender todo lo positivo que tiene el modelo relacional de la empresa familiar a todas las organizaciones.  El mundo puede sufrir infinidad de cambios en su forma, pero lo que permanece es que los seres humanos somos esencialmente hermanos.  En algunos lugares que paradójicamente etiquetamos como subdesarrollados nunca lo olvidaron:

«Un antropólogo estudiaba los hábitos y costumbres de una tribu en África. Como siempre estaba rodeado de niños de la tribu, decidió hacer algo divertido entre ellos. Consiguieron una buena cantidad de caramelos en la ciudad y los pusieron a todos en una canasta decorada con cinta y otros adornos, y luego dejaron la canasta debajo de un árbol.
Luego llamó a los niños y propuso un juego: cuando él dijese "ahora", ellos deberían correr hasta aquel árbol. El primero que llegase a la canasta sería el ganador, y tendría derecho a comerse todos los caramelos él solo.
Colocaron a los niños en fila, esperando la señal acordada. Cuando dijo "¡Ahora!" inmediatamente todos los niños se tomaron de las manos y salieron corriendo juntos hacia la canasta. Llegaron juntos, comenzaron a dividir los caramelos y, sentados en el suelo, los comieron felices.
El antropólogo fue a su encuentro y les preguntó indignado por qué habían ido todos juntos, si sólo uno pudo haber tenido toda la canasta.
Entonces, los niños respondieron:
"¡¡¡UBUNTU!!! ¿Cómo uno de nosotros podría ser feliz si todos los otros estuviesen tristes?"
UBUNTU significa: "Yo soy, porque nosotros somos!"» 

 

Si quieres acceder a parte del material que presentamos en la charla sobre gestión relacional dentro del ciclo inspirACCIÓN 2012, lo encuentras aquí.

Y si quieres entrar más en materia, el 18 de abril 2012 de 10-13h tendrá lugar el taller “Sosteniendo el propósito”, en torno a la gestión relacional en la empresa. Puedes apuntarte en info@femeninoenmanifestacion.com.

Anuncios

Acerca de Femenino en Manifestación

Materializamos la cualidad femenina en el mundo, en el mundo de los negocios y en nuestra convivencia cotidiana en comunidad. Mirando nuestro entorno con alma de mujer, acompañamos su transformación hacia el Cuarto Sector, pivotando sobre el Propósito que se expresa a través de Procesos sostenidos por Relaciones que generan Personas conscientes en servicio a su mundo.
Esta entrada fue publicada en inspiración, relaciones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Ubuntu en la cooperación armónica activa

  1. Mariana dijo:

    ¡pero qué bonito! Eugenia, veo cada día mensajes que me llegan de tus múuuultiples acciones y estoy contentísima de que todo vaya viento en popa. Veo que están más activas que nunca. Me alegro muchísimo.
    Muchos éxitos.
    Un abrazo

  2. mrsforgiveness dijo:

    gracias Eugenia, tu artículo me viene en un momento justo. es muy probable que deje mi trabajo como autónoma para trabajar para una fundación y es bueno tener presente que sólo por mi presencia y consciencia de este cambio puedo servir allí – en un medio más bien corporativo – de multiplicadora de esta información. me siento respaldada. un abrazo

    • Precisamente por tu sola presencia y “emanación consciente” ERES multiplicadora 🙂 ¿No es tan complicado, verdad? 😉

      Bueno, cuando hablemos en los próximos días de las personas, ya veremos las trampas que nos ponemos para no ser lo que somos ni hacer lo que de verdad queremos…

      Y sí, cuando tomamos conciencia de la tremenda red de conexiones que somos, nos sentimos respaldados, acogidos, responsables por mantener nuestro nodo en conexión con el resto de la red y desde nuestro “poder” respaldar a todos. Especialmente en el micro-cosmos de la empresa…

  3. Fantástica palabra. La añado a mi vocabulario ya.

  4. Sí! Estamos re-aprendiendo a hablar, llamando a las cosas por su nombre, inventando palabras nuevas para conceptos nuevos, y tomando conciencia de todo el peso que lleva consigo cada palabra que utilizamos…

    Gracias Montse por pasarte y aportar 😉

  5. Pingback: La Vida abriéndose paso por entre las líneas de producción… | Sintiendo nuevas soluciones…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s