Las emociones, energía para la transformación

Construyendo sobre nuestra pasada intervención en SER Mujer de la Cadena Ser en la que compartimos sobre el cuerpo, en esta ocasión hablamos sobre las emociones.

Si el cuerpo físico tiene esa cualidad terrenal de materia (que de hecho se asocia al elemento tierra) y se centra en mi yo, en mi individualidad, el cuerpo emocional tiene su foco en el otro, en el entorno, y en la relación o vínculo que fluye hacia ese entorno. Y por eso el elemento que se asocia a las emociones es el agua.

Parece que en estos últimos tiempos el imperio de la razón está dando paso al reino de la emoción… como si eso fuese a equilibrar, compensar o resolver algo.

Queremos romper aquí una primera lanza por la desmitificación de las emociones y la preponderancia que están adquiriendo hoy en nuestro mundo, con la intensidad, la exageración, el histrionismo, la polarización, la manipulación, la dependencia y la adicción a todo ello que traen consigo cuando las concebimos en exclusividad. Caemos en el mismo error que ha sido poner la razón por encima y por delante de todo si lo único que buscamos y a lo único que atendemos es al juego emocional, porque cuerpo, emoción y mente son partes de un todo que trabaja de manera integrada al abrigo del alma.

Rompemos una segunda lanza a favor de desetiquetar las emociones, porque no hay emociones buenas y malas, positivas o negativas. Nos ayudaría mucho más ver las emociones como las aprenden hoy los niños, como colores, o como las notas musicales… frecuencias distintas que aportan cualidades y posibilidades diferentes. Es fácil caer en la tentación del rechazo por la incomodidad que nos causan algunas emociones, como por ejemplo la tristeza, pero la frecuencia de la tristeza es la misma que nos lleva a tocar nuestra profunda autenticidad.

Y eso nos lleva a romper nuestra tercera lanza por el regalo que nos traen las emociones y que suele pasar totalmente desapercibido: la sensibilidad. Tomar conciencia de nuestra sensibilidad a través de vivenciar cada emoción, darle el espacio que le corresponde, sentirla en nuestro cuerpo, percibir quizás su temperatura, textura, dinámica, color… como sea que se manifieste a través nuestro, pero reconocerla plenamente. Permitir sin reparos la experiencia emocional como esa energía, ese combustible que, especialmente en nosotras las mujeres, nutre toda nuestra expresión.

Hoy en día solemos tratar de mitigar las emociones o, en el otro extremo, exagerarlas. Seguimos en la dualidad y la polarización. Pero…  ¿y si hubiese la posibilidad de transformar una emoción?

imagen emociones

¡Sí! Puedo transformar las emociones pero, para ello, he de soltar las interpretaciones, juicios y etiquetas que les he puesto, dejar de creer que tienen poder sobre mí, que me definen o me identifican para pasar a verlas como lo que verdaderamente son: una forma de energía.

Y al flexibilizar esta perspectiva es cuando puedo liberar esa energía emocional y ponerla al servicio de la Conciencia. Ahí es cuando se convierte en combustible transformador de nuestra realidad.

¿Qué cómo se hace eso? De momento te dejamos el tip semanal para que empieces a practicar pero, si quieres experimentar y vivir el proceso en primera persona e incorporarlo en ti para siempre, eso es lo que trabajamos en el retiro de Misterios Femeninos Nivel I, cuya próxima edición es del 15-22 de junio 2019 en Mallorca (España). Ya están las inscripciones abiertas y puedes reservar aquí tu plaza.

¡Pongamos nuestras emociones a trabajar para transformar nuestra realidad!

 

TIP #6

La próxima vez que sientas una emoción (que te hagan enfadar, o que estés triste, o que sientas envidia, o que te embriague la felicidad, o que te atemorice algo…), respira hondo y empieza a quitar todos los post-it que te vienen con esa emoción (me gusta, es mala, no debo sentir esto, no es justo, no me lo merezco…). Después de limpiar de etiquetas esa emoción, búscala en tu cuerpo, dónde la sientes (quizás en la boca del estómago, o en el pecho, en el abdomen, en los riñones, como una tensión en las piernas, en la piel…). Y desde donde la sientas, mírala a ver cómo es, cómo se mueve, qué temperatura tiene, qué colores, qué texturas. Permanece ahí con tu emoción, reconociendo cada pequeño detalle, y da un paso más hacia tu interior y permítete descubrir la sutileza y la sensibilidad que esa emoción te ha regalado. ¿Qué te ha descubierto de tu sentir? ¡Disfruta del viaje con cada emoción!

 

Anuncios

Acerca de Femenino en Manifestación

Materializamos la cualidad femenina en el mundo, en el mundo de los negocios y en nuestra convivencia cotidiana en comunidad. Mirando nuestro entorno con alma de mujer, acompañamos su transformación hacia el Cuarto Sector, pivotando sobre el Propósito que se expresa a través de Procesos sostenidos por Relaciones que generan Personas conscientes en servicio a su mundo.
Esta entrada fue publicada en relaciones, SER Mujer con Marilena Estarellas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s